Sábado, 25 Marzo 2017
A+ R A-

Reb Weisfish, un nietzscheano en Mea Shearim.

weisfishViernes por la tarde, en el corazón de Mea Shearim, bajo los áticos. Un anciano judío con la barba canosa, la cabeza cubierta con una gran kipá negra, vestido con la sencillez de los judíos piadosos. Detrás de sus gruesas gafas brillan unos tristes e inteligentes ojos. Él fabrica unos tefilín que debe terminar antes de la llegada del Shabbat. Reb Aryeh Leib Weisfish habla con pasión y sus palabras fluyen a un ritmo rápido que se va intensificando. Él nació en Jerusalén hace 65 años, de una familia que forma parte de los que fundaron Mea Shearim a principios del siglo pasado.

¿Usted es un miembro de la secta de Nétourei Karta?

La primera cuestión es saber lo que son los Nétourei Karta. Una persona es alguien, una personalidad. Originalmente, se encuentra el rabino Yohanan Ben Zachai después de la destrucción del Templo. Y él dijo: "No son los guardianes quienes son guardianes, sino los que estudian". Después, el judaísmo del cuerpo se separó del judaísmo del alma. El alma y el cuerpo. Pero la realidad es diferente. En realidad, el alma y el cuerpo son indisociables. Dividirlos, y ya no queda nada. Cuando la filosofía, es decir, la observación de los individuos del interior hacia el exterior, se declaró en quiebra, y ha sido reemplazada por la psicología, es decir, por una observación del hombre desde el exterior hacia el interior. Pero el hombre no se puede dividir, clasificar, ni por Bergson, Freud o Jung, ni por el marxismo. Todas las concepciones unívocas del hombre no tiene en cuenta lo que ha precedido a la lógica y a la intuición.

Yo me considero como un especialista mundial en Nietzsche. Lo que es interesante es que Nietzsche estaba en contra de todo: anti-socialista, anti-europea, anti-crístico, anti-todo el mundo. La única cosa que Nietzsche adoraba era el judaísmo y los judíos. Hasta su final, ha venerado al judaísmo. Él lo ha comprendido mejor que los más grandes rabinos del mundo: "Sin los judíos, no hay salvación... Los judíos son eternos". Fue él quien escribió acerca de los alemanes: "Una raza irresponsable que lleva sobre su conciencia los grandes desastres de la cultura".

¿Cómo se ve en la sociedad en la que vive esta veneración vuestra por Nietzsche?

El judaísmo no es algo en lo cual se nace. Es algo en lo que se cree mediante la aceptación de las críticas y la propia autocrítica. Si éstas tienen por objetivo ayudarle a encontrar el camino, la perfección, ya no se trata tanto de crítica como de estudio. Para mí, Nietzsche y el rabino de Kotzk (rabbi Menachem Mendel de Kotzk) son incluso más grandes que Moisés. Se me ha dicho: "Weisfish de los Nétourei Karta, ¿cómo te atreves a pronunciar tales palabras?" "Es muy simple", les contesté, "Quiten a Moshe Rabeinou (Moises) los milagros y las diez plagas de Egipto, y no queda más que un autor de códigos y leyes. Pero triunfar sobre Spinoza, Kant, Hegel, Marx y todos los reformistas de los Estados Unidos o de Wall Street sería imposible sin Nietzsche. Y uno de los puntos fuertes del rabino de Kotzk es que estaba en contra de los hasidim y les decía un poco al estilo de Nietzsche: "¿Vosotros no habéis empezado aún a buscaros a vosotros mismos y ya me habéis encontrado?"

Él detiene su trabajo, se levanta y abre un armario. El saca un libro verde, lo hojea y me hace leer un pasaje. Él regresa a los tefilín que están sobre la mesa, retoma sus herramientas en la mano y golpea con todas sus fuerzas. "Veis, yo no puedo discutir y centrarme en mi trabajo". Él coge sus tenazas, ajusta el cuero, corta y pega.

Se conoce sobre todo a Nietzsche por su frase...

No se conoce a Nietzsche. No es existencialista porque madura y crece constantemente. Lo que se recuerda de él es la frase "Dios ha muerto". Dios ha muerto porque nosotros lo hemos matado. Pero él ha dicho que más que eso. Un día, he rencontrado con un joven árabe que leía un poco a Nietzsche y que me ha citado: "¿Si Dios existe, entonces quién soy yo? Esa es la prueba de que no existe".

Se da cuenta de la profundidad de esta frase? En la Cábala, hay una ciencia que es la del reduccionismo. Decir "Dios mío, bendito seas", son esas cosas que es preciso aprender, vivir, sobre las cuales podemos reflexionar hasta el infinito. El propio Nietzsche escribió en alguna parte: "La filosofía no existe. Lo que existe es la experiencia de la vida. Mi deseo constante de cambio y mi crítica de hoy sobre mi vida de ayer" . En el judaísmo se considera que los más grandes de los justos debe realizar un retorno constante a la religión. Que se debe estar siempre en el camino... Cuando leemos hoy un periódico, o salimos a la calle, no se regresa: se vuela, se roba, se mata, se viola. Nada está prohibido. La única prohibición es prohibir. Aparte de eso, todo está permitido. Así que estamos en la jungla, en Babilonia o en el gueto alemán, tan grande como sea nuestra ciencia, si el sionismo tenía por finalidad cambiar la situación inconfortable que era la de los judíos en el mundo, ha probado al contrario que somos un pueblo tan fuerte que el mundo nos teme".

¿Cómo se siente en Israel?

Menachem Begin estuvo en la boda de mi hija. Ella se casó con un millonario, que Dios preserve, y Begin fue invitado por el lado del novio. "He conocido que lees a Nietzsche", me preguntó. Pensé: "Otro con esa pregunta". Y yo le contesté: "Si usted lee a Nietzsche, serás aún más grande que Menachem Begin". Espero que los jóvenes finalmente lean a Nietzsche. Los kibutzniks vinieron a verme y me preguntaron: "¿Si leemos a Nietzsche, eso nos hará mejores combatientes en el Golán" Le respondí: "Si ustedes leen a Nietzsche encontrarán un lenguaje con el mundo que no tiene necesidad de cañones...".

Conocí bien a Ben Gurion y hablé y discutí mucho con él. El judaísmo no es la política. Es bastante más que eso. Cuando la gente viene a verme y me preguntan una definición del judaísmo, les respondo que justo hasta el advenimiento del sionismo, nosotros sabíamos que, al igual que el cristianismo y el Islam, el judaísmo existía. Es decir, que puede haber un judío americano, un judío ruso y que el judaísmo es una religión. Viene el sionismo y dice: "El judaísmo es una afiliación a un fondo de pensiones, con canciones patrióticas, una bandera y ya no más una vida santa, sino una muerte santa". Se me pregunta: "¿Qué representan los Nétourei Karta, cuantos sois?". Y yo contesto: "La cuestión no es saber cuantos, sino saber si tenemos razón o estamos equivocados. Si estamos en lo cierto, no seríamos más que unos pocos, y si estuvieramos equivocados, seríamos cinco mil millones". ¿Usted sabe cual es la tragedia de Nietzsche? Aunque a mis ojos es un hombre santo y justo, está por encima de nuestras concepciones. No me he encontrado con nadie que pueda decir que realmente entiende a Nietzsche. Tanto como me sorprende Nietzsche, otro tanto estoy lejos de captar su inmensidad...

¿A quién pertenece Jerusalén?

Un día, en la radio, me plantearon esta pregunta. Si la cuestión es saber a quién pertenece, entonces no pertenece a nadie. La verdadera cuestión que hay que plantearse es la siguiente: "¿Es que yo, un individuo, pertenezco a Jerusalén?". Habrá tanto individuos, sin diferencia de religión, raza, color o nacionalidad, que responderán de forma individual: "Pertenezco a Jerusalén", como habrá lugar para ellos en Jerusalén. Cuando la gente está de pie, todos están apretados y no hay suficiente espacio para todos ellos. Cuando se inclinan, hay espacio para todos. Jacob, el primero que tomó el nombre de Israel, dijo: "Yo no sabía que este lugar era santo". Llegado Teddy Kollek, el alcalde de la ciudad, dijo: "Yo barro las calles de la ciudad, por lo tanto me pertenecen". Jerusalén no es ninguna de las palabras grandiosas que dicen de ella. Eso es bueno para los periódicos y los libros, para lo sensacional.

Moisés no ha podido entrar en la Tierra de Israel y nosotros caminamos hasta allí. Si los rusos y los árabes llegaran y quisieran dar todo Israel a los judíos, Nétourei Karta y nosotros nos opondríamos. ¿Qué título de propiedad les autoriza darlo o no darlo? Yo puedo vivir en Yemen o en Alemania, comer aceite o pan seco, y continuaré orando veinte veces al día en Jerusalén. Y puedo vivir en pleno Tel Aviv y no formar parte de la Tierra de Israel. Israel no es una rebanada de pan o de arroz.

¿De qué campo político os sentis más cercano?

A decir la verdad, estoy muy lejos de sentirme próximo de mí mismo. La autocrítica, con lo que ello implica de búsqueda de la perfección, es la perfección. Por eso, cuando tantas ideas y opiniones se confunden y tú buscas la vía, se llega forzosamente a una situación sin salida, como si no existiera una vía. ¿Qué significa eso? Que la búsqueda de esta vía es quizás la mejor de las vías. La filología de Jerusalén, es el temor de la perfección que es ella misma la vía de la perfección. ¿Entiende lo que trato de decir? Finalmente, lo que nosotros decimos es que el hombre es un mundo microscópico. El mundo comienza por mí, no mañana ni allá, sino aquí, ahora y conmigo.

El judaísmo no es una geografía sionista. Encerrarse en un gueto con un gobierno polaco en el Oriente Medio no resuelve ningún problema para el pueblo judío. El judaísmo es bastante más importante que lo que creen los funcionarios del aparato sionista. Por supuesto, desde que he echado un vistazo al mundo del conocimiento me es imposible para mí ser antisionista, tal como no me es posible ser anti-crístico. Pero estos conceptos no evolucionan en mi esfera para que yo discuta un "sí" o un "no". Y si yo he creído un día que sabía y que las cosas eran simples, ahora ya viejo lo entiendo mejor, las cosas se vuelven aún más complejas y complicadas, hasta tal punto que no queda mucho tiempo para bajar a los asuntos públicos. La distancia permite una visión más clara de estas cuestiones. Es así que se llegó a un judaísmo más real, más vivo.

Lamento que la juventud israelí, especialmente los estudiantes, en lugar de aprender el conocimiento, la naturaleza, la esencia del judaísmo y del hombre, aprenden a conocer los tanques de pernos en el Golán. Es una muestra de la sequedad del espíritu. Eso no es querer conocerse a sí mismo. El judaísmo es un conjunto de individuos. No es ni un partido, ni una nacionalidad, ni cualquier otra cosa. Nietzsche dijo que se trata de una raza, la raza superior. Según Nietzsche, no existe nación destinado a vivir siempre salvo el judaísmo. Si yo poseyera un amplificador electrónico universal, gritaría en las universidades a los estudiantes que se levanten, tomen unos garrotes y rompan todo, mesas, sillas y libros de texto. Eso lo han hecho los Beatles, lo hizo John Lennon, pero todavía no es nada comparado con lo que los jóvenes tienen que aprender de la insubordinación, lo que deben plantearse como las cuestiones concernientes sobre sus vidas.
Labels: Reb Weisfish

Novedades

Esclarecimiento